Hogar »» Economía »» 4 factores que dan forma a las tendencias del mercado

4 factores que dan forma a las tendencias del mercado

Las tendencias son las que permiten a los comerciantes e inversores capturar ganancias. Ya sea a corto o largo plazo, en un mercado de tendencia general o en un rango de entorno, el flujo de un precio a otro es lo que genera ganancias y pérdidas. Hay cuatro factores principales que causan tanto las tendencias a largo plazo como las fluctuaciones a corto plazo. Estos factores son el gobierno, las transacciones internacionales, la especulación y las expectativas, y la oferta y la demanda.

Principales fuerzas del mercado

Aprender cómo estos factores principales dan forma a las tendencias a largo plazo puede proporcionar una idea de cómo pueden ocurrir tendencias futuras. Aquí están los cuatro factores principales:

  1. Gobierno
    El gobierno tiene mucho dominio sobre los mercados libres. Las políticas fiscales y monetarias que implementan los gobiernos y sus bancos centrales tienen un profundo efecto en el mercado financiero. Al aumentar y disminuir las tasas de interés, la Reserva Federal de EE. UU. Puede reducir o intentar acelerar el crecimiento dentro del país. Esto se llama política monetaria. Si el gasto público aumenta o se contrae, se conoce como política fiscal y se puede utilizar para ayudar a aliviar el desempleo y / o estabilizar los precios. Al alterar las tasas de interés y la cantidad de dólares disponibles en el mercado abierto, los gobiernos pueden cambiar la cantidad de inversión que ingresa y sale del país.
  2. Transacciones internacionales
    El flujo de fondos entre países afecta la fortaleza de la economía de un país y su moneda. Mientras más dinero salga de un país, más débil será la economía y la moneda del país. Los países que exportan predominantemente, ya sean bienes o servicios físicos, continuamente aportan dinero a sus países. Este dinero puede reinvertirse y estimular los mercados financieros dentro de esos países.
  3. Especulación y Expectativa
    La especulación y la expectativa son partes integrales del sistema financiero. Los consumidores, los inversores y los políticos tienen puntos de vista diferentes sobre dónde creen que irá la economía en el futuro y eso afecta la forma en que actúan hoy. La expectativa de acción futura depende de los actos actuales y da forma a las tendencias actuales y futuras. Los indicadores de sentimiento se usan comúnmente para medir cómo se sienten ciertos grupos sobre la economía actual. El análisis de estos indicadores, así como otras formas de análisis fundamental y técnico, puede crear un sesgo o una expectativa de las tasas de precios futuros y la dirección de la tendencia.
  4. Oferta y demanda
    La oferta y la demanda de productos, servicios, divisas y otras inversiones crean una dinámica push-pull en los precios. Los precios y las tarifas cambian a medida que cambia la oferta o la demanda. Si algo tiene demanda y la oferta comienza a disminuir, los precios subirán. Si la oferta aumenta más allá de la demanda actual, los precios caerán. Si la oferta es relativamente estable, los precios pueden fluctuar más y más a medida que la demanda aumenta o disminuye.

Estos factores pueden causar fluctuaciones tanto a corto como a largo plazo en el mercado, pero también es importante comprender cómo todos estos elementos se unen para crear tendencias. Si bien todos estos factores principales son categóricamente diferentes, están estrechamente relacionados entre sí. Los mandatos gubernamentales pueden afectar las transacciones internacionales, que desempeñan un papel en la especulación, y los cambios en la oferta y la demanda pueden desempeñar un papel en cada uno de estos otros factores.

Los comunicados de prensa del gobierno, como los cambios propuestos en el gasto o la política fiscal, así como las decisiones de la Reserva Federal de cambiar o mantener las tasas de interés también pueden tener un efecto dramático en las tendencias a largo plazo. La reducción de las tasas de interés y los impuestos puede alentar el gasto y el crecimiento económico. Esto a su vez tiene una tendencia a impulsar los precios del mercado al alza. Sin embargo, el mercado no siempre responde de esta manera porque otros factores también pueden estar en juego. Las tasas de interés y los impuestos más altos, por ejemplo, pueden disuadir el gasto y provocar una contracción o una caída a largo plazo de los precios del mercado.

A corto plazo, estos comunicados de prensa pueden causar grandes oscilaciones de precios a medida que los comerciantes e inversores compran y venden en respuesta a la información. Una mayor acción en torno a estos anuncios puede crear tendencias a corto plazo, mientras que las tendencias a más largo plazo pueden desarrollarse a medida que los inversores comprendan y absorban completamente lo que el impacto de la información significa para los mercados.

El efecto internacional

Las transacciones internacionales, la balanza de pagos entre países y la fortaleza económica son más difíciles de medir a diario, pero también juegan un papel importante en las tendencias a más largo plazo en muchos mercados. Los mercados de divisas son un indicador de cuán bien le está yendo a la moneda y la economía de un país en relación con los demás. Una alta demanda de una moneda significa que la moneda aumentará en relación con otras monedas.

El valor de la moneda de un país también puede desempeñar un papel en el desempeño de otros mercados dentro de ese país. Si la moneda de un país es débil, esto impedirá la inversión en ese país, ya que la moneda débil erosionará las ganancias potenciales.

El efecto participante

El análisis y las posiciones resultantes tomadas por los comerciantes e inversores con base en la información que reciben sobre la política del gobierno y las transacciones internacionales crean especulaciones sobre dónde se moverán los precios. Cuando suficientes personas están de acuerdo en una dirección, el mercado entra en una tendencia que podría mantenerse por muchos años.

Las tendencias también son perpetuadas por los participantes del mercado que se equivocaron en su análisis. Cuando se ven obligados a abandonar sus operaciones perdedoras, empuja los precios aún más en la dirección actual. A medida que más inversores suben a bordo para beneficiarse de una tendencia, el mercado se satura y la tendencia se revierte, al menos temporalmente.

El efecto de oferta y demanda

La oferta y la demanda afectan a los individuos, las empresas y los mercados financieros en su conjunto. En algunos mercados, como los productos básicos, el suministro está determinado por un producto físico. La oferta y la demanda de petróleo cambian constantemente, ajustando el precio que un participante del mercado está dispuesto a pagar por el petróleo hoy y en el futuro.

A medida que la oferta disminuye o la demanda aumenta, puede producirse un aumento a largo plazo de los precios del petróleo, ya que los participantes del mercado se superan entre sí para lograr una oferta aparentemente limitada del producto. Los proveedores quieren un precio más alto por lo que tienen, y una mayor demanda empuja el precio que los compradores están dispuestos a pagar.

Los mercados financieros tienen una dinámica similar. Las existencias fluctúan a corto y largo plazo, creando tendencias. La amenaza de que la oferta se agote a los precios actuales obliga a los compradores a comprar a precios cada vez más altos, creando grandes aumentos de precios. Si un gran grupo de vendedores ingresara al mercado, esto aumentaría la oferta de existencias disponibles y probablemente haría bajar los precios. Esto ocurre en todos los marcos de tiempo.

La línea de fondo

Como se indicó anteriormente, las tendencias generalmente se crean por cuatro factores principales: gobierno, transacciones internacionales, especulación / expectativa y oferta y demanda. Todas estas áreas están vinculadas a medida que las condiciones futuras esperadas configuran las decisiones actuales y esas decisiones actuales configuran las tendencias actuales. El gobierno afecta las tendencias principalmente a través de la política monetaria y fiscal. Estas políticas afectan las transacciones internacionales que a su vez afectan la fortaleza económica. La especulación y la expectativa impulsan los precios en función de los precios futuros. Finalmente, los cambios en la oferta y la demanda crean tendencias a medida que los participantes del mercado luchan por el mejor precio.